Video



Síguenos en:

Acompañamiento Vocacional

La vocación de la Hija de los Sagrados Corazones surge y se desarrolla en la Iglesia como singular proyecto de vida consagrada. Como persona consagrada se siente amada y llamada por Dios al seguimiento de Cristo en su Misterio Pascual, en el Instituto compuesto por Hermanas enfermas de lepra y sanas con parientes o sin parientes enfermos, para realizar en el mundo un singular testimonio de vida comunitaria y ser mediación redentora en la misión específica.

La propuesta de la vida consagrada a las jóvenes, exige previamente la opción por Jesucristo. El proceso vocacional es orientado por la Hija de los Sagrados Corazones, quien conociendo la realidad juvenil ofrece la riqueza del Carisma Salesiano Victimal y acompaña a las jóvenes personal y grupalmente hasta llegar a su opción.

Durante este tiempo acompañamos a las jóvenes en el proceso de discernimiento, para descubrir y asumir el proyecto vocacional que Dios traza en ellas.
La invitación de Jesús: “Venid y lo veréis” (Jn 1,39), sigue siendo hoy la regla de oro de la pastoral vocacional. Con ella se pretende presentar, a ejemplo del Fundador, el atractivo de la persona del Señor Jesús y la belleza de la entrega total de sí misma a la causa del Evangelio.


Cada comunidad local con su testimonio de vida y acción evangelizadora, contagia entusiasmo y pasión vocacional, porque está convencida de su opción por Jesucristo; da a conocer el carisma y promueve las vocaciones propias para que en la Iglesia siga vivo y actuante el don carismático.