Video



Síguenos en:

MADRE OLIVA SANCHEZ CORREA

Cofundadora de las HH.SS.CC.

1867 - 1907

 

El 11 de Junio de 1867 nace en Tabio - Cundinamarca, Oliva Sánchez Correa, Cofundadora y primera Superiora General de las Hijas de los Sagrados Corazones de Jesús y de María

Los invitamos a conocer una breve biografía de esta gran Religiosa que en fidelidad al llamado del  Señor vivió escondida en el Corazón de Jesús como víctima de amor.

 

La reverenda Madre Oliva nace en el seno de una familia profundamente cristiana, sus padres: Don Juan Nepomuceno Sánchez y la Sra. Lastenia Correa le infundieron el amor a la Sma Virgen María, la devoción a la Eucaristía, la caridad y la compasión hacia las personas que más sufren.

A la edad de 8 años hace su primera comunión, a los  9 sufre la pérdida de su madre (1876) y a los 15 años toma la resolución de consagrarse a Dios en la Vida Religiosa pidiendo ser admitida en la Comunidad de las Hnas., de la  Presentación, deseo que no pudiera  llegar a realizarse por la pena inesperada de su enfermedad.

Declarada enferma de lepra, la joven Oliva, se ve obligada a trasladarse a Agua de Dios alejándose de su familia, amigos y sueños proyectados desde chica en su tierra natal.  En el Lazareto es recibida por el administrador de Agua de Dios y acogida como hija espiritual del Padre Rafael Crippa. SDB.

Después de la Ordenación Sacerdotal del Padre Luis Variara, éste pasaría a ser el director espiritual de su alma, consejero sabio y prudente que interpretaría el designio de Dios de conformar una congregación religiosa que para jóvenes enfermas e hijas de enfermos de lepra que sentían el vivo deseo de ser todas de Jesús.

En la fundación de la Congregación recibió el encargo de ser la Superiora, destacándose  por el amor a la vida de sacrificio, la sencillez, humildad, sólida piedad, prudencia y fidelidad en la observancia. Solía decir “Quiero vivir escondida en el corazón de Jesús como víctima de amor”.

Se mostró siempre suave y considerada, su caridad la llevaba a hacerse toda para todas, era la fuerza que impulsaba  y sostenía el fervor y el amor a Dios en el naciente instituto.

Paso a la Casa del Padre el 15 de Junio de 1907. Su vida y testimonio de fortaleza, entrega y sacrificio continúan siendo motivación vocacional para muchas jóvenes que descubriendo la Voluntad del Señor quieren Consagrar sus vidas al servicio de los niños, jóvenes y enfermos viviendo el Carisma Salesiano Victimal.