Video



Síguenos en:

Máximas

  •     Dios vela sobre su congregación y se sirve hasta de los instrumentos más inútiles para obrar cosas grandes.
  •     Cuanto gozo pensando en el Cielo, pues allí nos encontraremos todos y todos seremos para siempre felices.
  •     ¡Alma victima!! alma hostia! Dios mío quien será capaz de penetrar la sublimidad de esta consagración?
  •     ¡Oh Dios mío! Solo Vos habéis podido elevar a estas pobres creaturas a un estado tan del cielo y; solo vos, cuyas misericordias hemos de cantar eternamente.
  •     El centro, la esencia, lo que constituye un sacrificio perfecto, agradable, suave, delicado para Jesús, es el alma que ama y cultiva la santa castidad.
  •     El perfume es necesario en toda ofrenda y este no lo da sino una santa castidad.
  •     La santa castidad, que es flor delicadísima para Jesús.
  •     Amo esta castidad como la niña de mis ojos, la he amado toda mi vida y la amaré hasta morir.
  •     Si mi adorado y dulce Jesús: una vez mas me inclino ante tu voluntad, la adoro y te prometo esforzarme siempre para cumplirla.
  •     Lo sencillo agrada a Dios, mucho más cuando es por obediencia que lo hacéis.
  •     Lo que hacéis por obediencia es mucho más agradable a Dios que los más grandes sacrificios hechos por amor a Dios.
  •     Sed obedientes y estaréis siempre contentas.
  •     Aprended de Jesús esa santa humildad, que es el mejor adorno de una víctima y sin la cual es imposible agradar a Dios.
  •     Vuestro sello es el de Jesús: el sufrimiento. Por el que sois de Jesús, por él sois Victimas, por él llegaréis a amarlo con todo el corazón.
  •     De que os podéis quejar si vuestra enfermedad no os aleja de Dios sino que os acerca a Jesús.
  •     Ámale y ámale sufriendo: en tus penas sea Jesús tu único consolador; a quien solo y sobre todo quieres agradar.
  •     Seamos pues firmes en la vocación, humildes ante Jesús y solo y solo a Jesús busquemos en todo.
  •     Siempre vivo con Jesús y Jesús está en mi
  •     Todo solo por amor a Jesús.
  •     ? Contento, feliz te lo aseguro, muy amante de Jesús lo mismo te deseo para ti y cada una de mis hijas.
  •     La cruz que tanto espanta a las almas tímidas y hace retroceder a las cobardes, es por el contrario amada por vosotras(...) Es deseada, besada y estrechada sobre el corazón con santos transportes de alegría.
  •     Gracias infinitas te doy por tus cruces sobre mi alma y sobre todas mis hijas!.
  •     Siempre con Jesús abrazadas con su cruz.
  •     La congregación ha nacido de un modo inesperado, al nacer ha sido bautizada con el sello de la contradicción y desde entonces la hija de los sagrados corazones ha tenido que mostrarse víctima, tal como se ha ofrecido.
  •     De un sufrimiento debe vivir y prosperar la congregación.

  • Dios vela sobre su congregación y se sirve hasta de los instrumentos más inútiles para obrar cosas grandes.
  • Cuanto gozo pensando en el Cielo, pues allí nos encontraremos todos y todos seremos para siempre felices.
  • ¡Alma victima!! alma hostia! Dios mío quien será capaz de penetrar la sublimidad de esta consagración?
  • ¡Oh Dios mío! Solo Vos habéis podido elevar a estas pobres creaturas a un estado tan del cielo y; solo vos, cuyas misericordias hemos de cantar eternamente.
  • El centro, la esencia, lo que constituye un sacrificio perfecto, agradable, suave, delicado para Jesús, es el alma que ama y cultiva la santa castidad.
  • El perfume es necesario en toda ofrenda y este no lo da sino una santa castidad.
  • La santa castidad, que es flor delicadísima para Jesús.
  • Amo esta castidad como la niña de mis ojos, la he amado toda mi vida y la amaré hasta morir.
  • Si mi adorado y dulce Jesús: una vez mas me inclino ante tu voluntad, la adoro y te prometo esforzarme siempre para cumplirla.
  • Lo sencillo agrada a Dios, mucho más cuando es por obediencia que lo hacéis.
  • Lo que hacéis por obediencia es mucho más agradable a Dios que los más grandes sacrificios hechos por amor a Dios.
  • Sed obedientes y estaréis siempre contentas.
    Aprended de Jesús esa santa humildad, que es el mejor adorno de una víctima y sin la cual es imposible agradar a Dios.
  • Vuestro sello es el de Jesús: el sufrimiento. Por el que sois de Jesús, por él sois Victimas, por él llegaréis a amarlo con todo el corazón.
  • De que os podéis quejar si vuestra enfermedad no os aleja de Dios sino que os acerca a Jesús.
  • Ámale y ámale sufriendo: en tus penas sea Jesús tu único consolador; a quien solo y sobre todo quieres agradar.
  • Seamos pues firmes en la vocación, humildes ante Jesús y solo y solo a Jesús busquemos en todo.
  • Siempre vivo con Jesús y Jesús está en mi
  • Todo solo por amor a Jesús.
  • ? Contento, feliz te lo aseguro, muy amante de Jesús lo mismo te deseo para ti y cada una de mis hijas.
  • La cruz que tanto espanta a las almas tímidas y hace retroceder a las cobardes, es por el contrario amada por vosotras(...) Es deseada, besada y estrechada sobre el corazón con santos transportes de alegría.
  • Gracias infinitas te doy por tus cruces sobre mi alma y sobre todas mis hijas!.
  • Siempre con Jesús abrazadas con su cruz.
  • La congregación ha nacido de un modo inesperado, al nacer ha sido bautizada con el sello de la contradicción y desde entonces la hija de los sagrados corazones ha tenido que mostrarse víctima, tal como se ha ofrecido.
  • De un sufrimiento debe vivir y prosperar la congregación.